Fish

miércoles, 27 de abril de 2011

Religion y Cultura Arabe-Islamica


LA CULTURA ARABE- ISLAMICA


La cultura Árabe se desarrolló en la península Arábiga, ubicada al extremo sur occidental de Asia. Limita con el norte con Mesopotamia y siria; por el sur con el Océano Indico; por el Oeste con el Golfo Pérsico y por el Este con el Mar Rojo.
Historia de los Árabes:

Época Preislámica:

Antes de Mahoma los árabes eran politeístas, cada familia tenía su culto particular, pero existía en la Meca un santuario con los ídolos de muchas tribus y una piedra negra a la que veneraban, la Kaaba. Políticamente los árabes se encontraban dispersos en tribus nómades.

Época Islámica:

Biografía de Mahoma: 571 - 631 d.c., nace en La Meca, era de la tribu de los Koreishitas, guardianes de la Meca. Mahoma fue un comerciante que recorrió Arabia y siria. Estudio el judaísmo y el cristianismo de donde tomo aportes como el monoteísmo que sería fundamental en la religión musulmana. A los 40 años de edad, meditando en el monte Hira (611 d.c.) recibe la primera revelación del Arcángel San Gabriel que le dijo: "Unidad de Dios, falsedad de la idolatría y del materialismo y la inminencia del juicio final".

Empieza su predica en torno al Dios Ala en el año 610 d.c. Mahoma, por sus predicas, tienen que huir de La Meca, el año 622, conocía como la Hegira o emigración, se dirige al Yatreb (oasis al norte de la Meca) que luego tomara el nombre de Medina. Desde ahí unirá a las tribus nómades que lo eligen soberano. El año 630 d.c., Mahoma retorna a La Meca y en su Guerra Santa convierte la Kaaba en templo de Ala y la península arábiga será convertida al islam hasta su muerte (632 d.c.).

En el Corán se predica la profesión de fe (un solo Dios, Ala y Mahoma su profeta), plegarias cinco veces al día, ayuno en el mes de Ramadán, limosna a los pobres, peregrinación a La Meca y la prohibición de tomar vino, comer cerdo, practicar el juego, la usura y representar la figura humana en el arte.

Características de la Religión Musulmana.- Estas son:
- El Corán: libro sagrado, que contiene la palabra de dios.
- Los cinco pilares de la fe: Oración, limosna, ayuno y peregrinación.
- Yihad (Guerra Santa): guerra contra otras religiones para convertirlas al islam.
En el año 632 d.c. muere Mahoma y sus seguidores se dividen en dos bandos
- Los Sunitas: Constituyen la rama más grande de Islam, que en el año 2006 eran el 84% de todos los musulmanes. La mayoría de los suníes creen que el nombre deriva de la palabra Suna (Sunna), que se refiere a los preceptos establecidos en el siglo VIII basado en las enseñanzas de Mahoma.

- Los Chiitas: Seguidores del yerno de Mahoma llamado Ali Shi, sucesor legítimo de Mahoma.

Los árabes sirvieron de intermediarios entre la cultura Oriental y los pueblos de occidente; se distinguieron por su espíritu guerrero, su fantasía e ingenio, por la defensa de su religión, la hospitalidad y la fidelidad a la palabra empeñada. Los antiguos pueblos árabes adoraron a los astros, las fuerzas naturales y los espíritus. A la llegada del Islam se creía en solo Dios, Ala, y su profeta Mahoma. Islam, significa "sumisión a Dios" y sus adeptos son llamados musulmanes "sometidos a la ley de dios".

Organización política árabe

Con el advenimiento del Islam, la comunidad musulmana se rigió por el Corán en el que se establecieron las siguientes autoridades:

- El Califa, jefe religioso, sucesor de Mahoma.

- El Mexuar, consejero consultivo del Califa.

- El gran Visir, primer ministro y delegado del califa.
- El emir, jefe militar, a partir del siglo IX sustituye al visir en el poder y relego al califa al poder espiritual.

- El Vali, gobernador de las provincias.
.
Etapas de la Expansión Árabe

A la muerte de Mahoma lo van suceder:

1. Califato ortodoxo (632- 660 d.c.).- Fueron cuatros los califas: Abu - beker, Omar, Otman y Alí, quienes implantaron la Guerra Santa contra los infieles y conquistaron Palestina, Siria, Armenia, el Asia Menor (Bizancio), Mesopotamia, Persia y Egipto; la capital del califato estuvo en Medina.

2. Dinastía Omeya (660 - 750 d.c.).- Van a cambiar la capital a Damasco (Siria) e inician nuevas conquistas territoriales: Beluchistan, Afganistán, Turquestán, el norte de África, España y atacaran a Constantinopla sin éxito.

3. Dinastía Abasida (750 - 1242 d.c.).- Trasladan la capital a Bagdad (Irak); Abul-Abbas asesina a la familia de los omeyas e impone su dinastía, solo sobrevive Abderramán que huye y llega a España (756 d.c.) y funda el califato de Córdoba. Los abasidas se expanden hasta llegar a la frontera con China, la India y Bizancio. Finalmente el mundo árabe quedo dividido en tres califatos:

- El Califato de Oriente, Bagdad (Irak).

- El Califato de Occidente, Córdoba (España).

- El Califato de El Cairo ( Egipto).

Organización Económica árabe

1. La agricultura, trasladaron a España el arte de la irrigación que aprendieron en Egipto; usaron los canales, acequias, fuentes y pozos de agua. Introdujeron nuevos cultivos y frutos a Europa como el algodón, caña de azúcar, limón, naranja, palmeras, dátiles, morera, etc.

2. Industria, desarrollaron las técnicas de la fabricación de armas de acero (Toledo y Damasco), de alfombras (Bagdad), sedas y gasas (Mosul), y otros como la industria del cuero, perfumes, vidrios y joyas.

3. Comercio, se convirtieron en el puente natural entre Oriente y Occidente, se trasladaban grandes caravanas de camellos del mar Mediterráneo al Océano Indico. Los principales centros comerciales eran Bagdad, Alejandría, Damasco y Córdoba en donde se podía comprar porcelanas; sedas, te (china), perlas, maderas finas y especias (India), marfil y esclavos (África), incienso y mirra (Sur de Arabia).


Manifestaciones culturales de los árabes:

Fueron grandes difusores de inventos de otras culturas y las propias como:

- Matemáticas: El cero, números, algebra, trigonometría, geometría.

- Medicina: la alquimia (precursora de la química), el alcohol, el álcali, el antimonio, el jarabe y los libros ilustrados del cuerpo humano con sus órganos y partes.

- Astronomía y navegación: astrolabio y brújula.

- Arquitectura: arcos ojivales, bóveda, torres en punta, interiores o arabescos, arcos de media punta, arcos de herradura, azulejos, porcelana. Pórfido y otros.

- Filosofía: Se inspiraron en la filosofía griega; destacaron:

*Avicena.- galeno y filosofo, sus obras fueron: Canon de la medicina, lógica, Matemática, Física.
*Averroes, influjo en la Escolástica Medieval, sus obras fueron, prolegómenos de la filosofía, compendio de Lógica.

-Literatura: muchos autores anónimos, como Las mil y una noche.

 Historia: La lengua árabe pertenece a la rama semítica meridional de la familia afroasiática. La literatura árabe comienza en el siglo VI d.C. y se puede dividir a grandes rasos en los siguientes períodos:

  • Árabe clásico antes del Islam:
Siglos antes del surgimiento del Islam las tribus árabes ya habían emigrado hacia las regiones de Palestina, Siria y Mesopotamia; los árabes eran el grupo dominante entre los habitantes de Palmira, gobernada por largo tiempo por una dinastía de origen árabe, hasta que los romanos destruyeron ese reino en el 273 d.C. Entre el siglo I a.C. y el siglo III d.C., los nabateos establecieron un Estado que alcanzaba el Sinaí en el occidente, Hejaz en el oriente y desde Mada in Salih en el sur, a Damasco en el norte, teniendo a Petra como su capital. Las tribus arabófonas de Palmira y los nabateos usaron el arameo como sistema de escritura, pero la influencia del árabe está claramente atestiguada en inscripciones en las que se usan nombres propios y vocablos árabes.

El corpus de textos pre-islámicos, que cubre los siglos VI y VII d.C., fue recogido por los filólogos árabes de los siglos VIII y IX. pero el árabe clásico no era una lengua uniforme, pues los filólogos árabes hablan de un dialecto dividido entre el zona occidental de Hejaz y la oriental de Tamim y otras tribus beduinas. Los fonemas  glotales oclusivos preservados en los dialectos orientales habían sido reemplazados en los dialectos de Hejaz por vocales o semivocales.

  • Árabe clásico tras el surgimiento del Islam

El Corán, el primer texto literario escrito en árabe clásico, está compuesto en un lenguaje muy idéntico al de la antigua poesía. Tras la difusión del Islam se convirtió en la lengua ritual de los musulmanes y también en la lengua de la enseñanza y la administración. El incremento de pueblos no árabes que participaban de las nuevas creencias por un lado y la voluntad de los musulmanes de proteger la pureza de la revelación por otro, condujo al establecimiento de normas gramaticales y a la institucionalización de la enseñanza de la lengua.
El desarrollo de normas gramaticales tuvo lugar en el siglo VIII, junto con un proceso de unificación y normalización de la lengua culta. Expresiones y formas propias de la poesía en los períodos pre-islámico e islámico temprano, así como del Corán, desaparecieron de la prosa durante la segunda mitad del siglo VIII. Tras la creación de un árabe clásico normativo por los gramáticos árabes, la lengua permaneció básicamente invariable en su morfología y estructura sintáctica, convirtiéndose en la lengua culta del mundo islámico.

En su forma normativa, el árabe clásico fue adoptado también, además de por las élites educadas musulmanas, por otras minorías religiosas, como judíos y cristianos. Sin embargo, la lengua vernácula desde el principio era muy diferente al árabe clásico, que se convirtió en una lengua de erudición y literaria incluso en las regiones arabófonas. Esta situación lingüística, en la que dos variantes diferentes de la misma lengua, una baja y otra alta, conviven es lo que se ha denominado diglosia. La cuestión de cuando se produce esta diglosia en la comunidad arabófona es muy controvertida. El concepto tradicional árabe es que se desarrolló en el primer siglo de la era islámica, como resultado de las conquistas árabes, cuando los no árabes comenzaban a hablar árabe; otros en cambio llega a la conclusión de que la diglosia es un fenómeno pre-islámico.
Durante muchos siglos la enseñanza del árabe estuvo bajo el dominio de los eruditos musulmanes, no teniendo mucho lugar los judíos y cristiano, que no compartían plenamente la educación filológica.

  • Árabe modernonormativo 

Como lengua literaria y erudita, el árabe clásico continúa hasta el día actual, pero en los siglos XIX y XX surgieron nuevas élites que influidas por el poder y la civilización occidental revitalizaron el árabe clásico y formaron una medio lingüístico denominado árabe moderno normativo, adaptado a las cuestiones de la vida moderna. A través de los medios de comunicación, el árabe moderno ha tenido amplia influencia sobre el público y es la lengua oficial en todos los países árabes, incluyendo Somalia e Israel. También es la segunda lengua por todo el mundo islámico, particularmente entre los representantes religiosos del Islam.
El árabe moderno difiere del árabe clásico sólo en vocabulario y características de estilo; su morfología y estructura sintáctica no han cambiado, pero hay innovaciones periféricas y en secciones que no están estrictamente reguladas por las autoridades clásicas. Añadido a esto hay diferencias regionales en el vocabulario, dependiendo de la influencia de los dialectos locales y de lenguas extranjeras, tales como el francés en el norte de África o el inglés e Egipto, Jordania y otros países.
Datos: El árabe coloquial es hablado como lengua materna por unos 150 millones de personas, siendo entendida también por varios millones que la usan como lengua coránica. En las regiones donde se habla la lengua árabe se da la peculiaridad de la diglosía. El término diglosía se refiere al hecho de que una misma lengua tiene dos variedades básicas que conviven una al lado de la otra, realizando cada una funciones diferentes. Probablemente este es un fenómeno lingüístico universal, aunque en árabe es un hecho que une a todo el mundo árabe. Salvo los hablantes de árabe chipriota, maltés y la mayor parte de las variedades de juba y chádico, esta característica es común a los demás hablantes de árabe y probablemente ya proviene del período pre-islámico. La diglosía se aprecia en el hecho de usar árabe coloquial para la vida cotidiana y árabe moderno normativo en la escuela; generalmente el árabe moderno normativo se usa en textos escritos, sermones, tesis universitarias, discursos políticos, programas de noticias, mientras que el coloquial se usa con la familia y amigos, aunque también en algunos programas de radio y TV. El árabe moderno normativo es la marca de pan-arabismo, pues entre algunos dialectos del árabe hay un alto grado de ininteligibilidad, como entre el marroquí y el iraquí.

Dialectos

En árabe existen dos variantes—el árabe clásico y el vulgar o coloquial. El clásico representa la lengua sagrada del Islam y es lengua franca entre los hablantes cultos en todo el mundo árabe. El término árabe coloquial se refiere a la lengua normativa que se escucha tanto en la radio y la televisión, como en las mezquitas. Hay diversos dialectos del árabe vulgar o coloquial, pero varían bastante según el lugar de donde procedan sus hablantes. Esos dialectos difieren del árabe normativo y también lo hacen entre sí en pronunciación, vocabulario y gramática; por lo general, reciben el mismo nombre de las grandes áreas geográficas que lo hablan, así se clasifica como norteafricano, egipcio, y del golfo pérsico. Dentro de estas grandes clasificaciones, también hay diferencia entre los hablantes urbanos, rurales y nómadas. No se entienden entre sí quienes no han sido escolarizados por vivir en las zonas aisladas que existen en el mundo árabe, aun cuando sean hablantes de la misma versión.


Es muy difícil precisar las fronteras de los dialectos árabes. La única distinción clara es entre los dialectos beduinos y los sedentarios. Los dialectos sedentarios y en particular los urbanos tienden a innovar ya  adaptarse rápidamente a las regiones externas en sus sistemas fonológicos y gramaticales. Los dialectos beduinos, en cambio, son muy conservadores, tendiendo a preservar la distinción de género en la segunda y tercera persona del plural en el pronombre y el verbo, a usar el número dual y el pasivo interno. 

Aunque la patria original del árabe es Arabia, sus hablantes se esparcieron, junto con el Islam, hacia los cuatro puntos cardinales, a partir del siglo VII d.C. La 'teoría de la ola' afirma que en la medida que los dialectos son más cercanos al epicentro original, más se parecen entre sí, pero cuanto más distan del mismo, más diferencias contienen. En este sentido se pueden dividir los dialectos árabes en dos clases: los orientales y los occidentales, limitados por una línea que corresponde a grandes rasgos a la frontera de Egipto con Libia.  Los orientales son generalmente más conservadores si los comparamos con el paradigma del árabe clásico, tanto en fonología como en silabización; los occidentales, tal vez como consecuencia del sustrato bereber, han reducido la vocalización interna de palabras individuales que en ocasiones parecen consistir casi enteramente de consonantes.

En el grupo occidental estarían los que están al oeste de Egipto, es decir, libio, tunecino, argelino, marroquí y mauritano. El extinto andalusí, hablado en la Península Ibérica en la Edad Media y el sículo árabe, también extinto, pertenecerían a este grupo.

Escritura

El alfabeto árabe procede del nabateo y tiene muchos estilos caligráficos, dependiendo de la época y región geográfica. Se trata de un sistema consonántico de 28 letras.
La escritura árabe se escribe de derecha a izquierda y los libros se leen de atrás hacia adelante. Está basada en 18 figuras distintas que varían según estén conectadas con la letra precedente o siguiente. Gracias a una combinación de puntos encima y debajo de esas figuras, completan las 28 consonantes que con las tres vocales largas, permiten escribir correctamente. 



El alfabeto árabe, que es el segundo sistema de escritura más usado en el mundo, ha sido adoptado por otras lenguas no semíticas como el persa moderno, o farsi, el urdu, el malayo y algunas lenguas del África occidental como el hausa. El empleo de la escritura de los versos del Corán como elemento decorativo durante unos 1.400 años ha desarrollado muchos estilos caligráficos distintos. La caligrafía es un arte delicado para los árabes.

MEZQUITA OMAR IBN AL-JATTAB


La Mezquita Omar Ibn Al-Jattab en Maicao, La Guajira (Colombia) es la segunda mezquita mas grande de Latinoamérica, construida en septiembre de 1197, con un minarete de 31 metros de altura. Conocida simplemente como "La Mezquita” por ser la única en la región, y junto al Colegio Dar el Arkam, es uno de los principales centros culturales de la comunidad Musulmana.centros culturales de la comunidad Musulmana.


Esta mezquita, goza de una estructura muy bien diseñada y es el centro de reunión de los musulmanes 5 veces al día, es también un lugar visitado por los estudiantes de los diferentes colegios de la región, en donde para entrar deben quitarse los zapatos y las mujeres deben colocarse una especie de manto blanco en la cabeza por respeto al lugar sagrado. Allí mismo encontrarán un guía que les indicará y les mostrará el lugar. Principalmente al entrar se observa un gran salón donde hay una gran cantidad de cuadros en donde se pueden observar leyendas en el idioma árabe, luego de eso, se procede a subir las escaleras, donde se guiará a otro gran salón, este es mucho más grande que el anterior, este salón es el utilizado por los musulmanes (hombres) para rezar y en donde se reúnen cuando rompen el ayuno. Si miran hacia el techo observarán variados grabados y una decoración verdaderamente interesante, y si giran un poco su cabeza en dirección contraria a la Meca (lugar al que todos los musulmanes deben peregrinar al menos una vez en su vida), podrán observar el lugar donde rezan las musulmanas, es un sitio elevado dentro del mismo gran salón, una especie de mirador.

Posteriormente, se suben más escaleras, pero esta vez dirigidas hacia la torre alta en donde se realizan los llamados que hacen los musulmanes 5 veces al día para avisar que es tiempo de orar, este llamado es amplificado y es escuchado por toda la población Maicaera. Al salir de la mezquita, justo debajo de las grandes escaleras que se observan en la foto, hay un cuarto donde los musulmanes realizan las autopsias a sus muertos, tienen tan solo dos cajones los cuales son metálicos en donde transportan a todos sus muertos al cementerio musulmán, ubicado entre las calles 11 y 12 con carrera 7, allí los sepultan de pies, envueltos y sin cajón. El Islam tiene 5 pilares sagrados y la presencia de la  luna,  hace referencia al calendario lunar que siguen los musulmanes. En definitiva, la mezquita es un lugar de reflexión y oración que utilizan los musulmanes para la continuación y conservación de sus costumbres.


PILARES DEL ISLAM
Los pilares del islam (en árabe, أركان الإسلام arkān al-islām) constituyen los preceptos fundamentales de esta religión, obligatorios para todos los musulmanes. Son cinco: profesión de fe, oración, limosna, ayuno y peregrinación a La Meca.
La profesión de fe:

La shahada o profesión de fe (شهادة [šahāda], ‘testimonio’) es el primero y más importante de los pilares del islam. Condensa lo esencial de la doctrina islámica en la breve frase «no hay más divinidad que Aláh y Mohammad es el mensajero de alah» (traducida a menudo al castellano erróneamente como «no hay más dios que Alá y Mahoma es su profeta»), lema del islam que aparece en multitud de motivos decorativos, enseñas y banderas (como por ejemplo la de Arabia Saudita).
La profesión de fe propiamente dicha, es decir, la fórmula ritual mediante la que una persona profesa su adhesión al islam es una frase algo más larga, pronunciada siempre en árabe, que incluye la anterior y dice:
اشهد أَنَّ لا إله إلا ألله وأَن محمدا رسول الله
Ašhādu anna lā ilāha illā [A]llâhu wa anna Muhammadan rasūlu l-lâh
‘Doy fe de que no hay más divinidad que Dios y Mohammad es el mensajero de Dios.
Mediante esta fórmula el musulmán proclama la unidad y la unicidad divinas. La unidad, porque declara que hay una única divinidad. La unicidad, porque declara que dicha divinidad es esencialmente una, es decir, que no tiene asociadas otras figuras divinas. La unidad divina marca la distancia respecto al politeísmo, mayoritario en la Arabia preislámica pero presente para muchos musulmanes, mientras que el concepto de unicidad o tawhid, que es central en el islam, marca la distancia respecto a creencias como el de la Trinidad cristiana.
Esta afirmación acompaña a los musulmanes durante toda su vida. Se susurra al oído de los recién nacidos, y a los moribundos se les ayuda a pronunciarla. El dedo índice apuntando al cielo es el gesto que acompaña o incluso sustituye a la shahada.
La creencia sincera en la shahada basta para ser considerado musulmán. Su pronunciación ante testigos, tras una ablución, constituye todo el ritual necesario para convertise al islam. Sin embargo, de acuerdo con la doctrina islámica, por sí sola no basta para conducir al creyente al Paraíso: para ello es necesario el cumplimiento de las obligaciones de los otros cuatro pilares.
La Oracion
video
La oración o azalá (صلاة [alāt], plegaria, acto de devoción) es el segundo pilar del islam. Cada musulmán debe rezar cinco veces al día en dirección a La Meca.
Antes de rezar, el musulmán debe efectuar las abluciones. La ablución menor, que es la habitual, consiste en el lavado de cara, manos, cabeza y pies. La ablución mayor, requerida en algunos casos, consiste en el lavado completo del cuerpo. Las mezquitas tienen un lugar, generalmente un patio, donde realizar este lavado ritual. En caso de no disponer de agua, puede practicarse la llamada «ablución seca», frotándose con arena limpia.
No es necesario efectuar el rezo en la mezquita, pues el islam considera toda la tierra igualmente sagrada. Se acude a la mezquita cuando se quiere realizar la oración colectivamente, sobre todo los viernes y en determinadas fechas señaladas. Para rezar los musulmanes se descalzan y, sobre todo fuera de las mezquitas, se sitúan sobre una alfombrilla especial o un trozo de tela u otro material que la sustituya.
La oración se hace en dirección a La Meca, centro espiritual del islam, y dentro de ésta hacia la Kaaba, templo situado en el centro de la mezquita mayor de la ciudad. La dirección hacia la cual se mira al rezar se llama en árabe al qibla (قبلة), palabra que ha dado el castellano «alquibla». En las mezquitas una hornacina indica la dirección de la Meca, y fuera de ésta el creyente tiene que buscar la dirección aproximada guiándose por los puntos cardinales. En los primeros tiempos del islam, todavía en vida de Mahoma, se rezaba mirando hacia Jerusalén.
La oración consiste en la recitación de determinadas fórmulas y versículos del Corán, acompañada de una serie de inclinaciones.

A continuación se describen las oraciones diarias, con las indicaciones tradicionales para saber cuándo deben hacerse. La mayoría de los musulmanes, sin embargo, se guían por las llamadas a la oración que se hacen desde las mezquitas. Suelen editarse también calendarios que indican las horas propicias para efectuar las oraciones cada día del año en función del lugar donde el musulmán se encuentre.
  • Oración del alba (فجر o صبح faǧr' o subh): se hace en el momento de transición entre la noche y el día.
  • Oración del mediodía (ظهر zuhr): se hace antes de que el sol haya recorrido la mitad del camino que separa el cénit del poniente.
  • Oración de la tarde (عصر 'asr): en la segunda mitad de la tarde. Se toma como referencia el color del sol: debe hacerse antes de que el astro adquiera un tono anaranjado.
  • Oración de la puesta de sol (مغرب magrib): poco después del ocaso.
  • Oración de la noche (عشاء isha): durante la noche cerrada, al menos una hora y media después de la puesta de sol.


La limosna
La limosna o azaque (زَكاة [zakāt]; probidad) es el tercer pilar del islam. El Corán se refiere a ella en más de 80 ocasiones. Los musulmanes deben dar cada año una limosna a las personas más pobres de su comunidad, empezando por familiares y vecinos. El montante del azaque se establece idealmente en una cuarentaava parte de los ahorros (es decir, un 2,5%) siempre y cuando éstos superen determinada cantidad. La limosna puede hacerse en dinero y en especie: no sólo las rentas económicas son computables, sino también el ganado, las mercancías, los minerales extraídos, los frutos y los cereales.

Las finalidades de la limosna son, según la doctrina musulmana, limitar la acumulación de riquezas, purificar el alma de la avaricia y la codicia, ayudar a los pobres y necesitados, crear espíritu de comunidad y ayudar a la creación de obras de utilidad pública como escuelas u hospitales.
Los beneficiarios de la limosna son, en primer lugar, las personas incapaces de asegurar su subsistencia. También se benefician de la misma los recaudadores de la propia limosna, por el trabajo realizado; las personas convertidas recientemente al islam, sobre todo si tienen cierta influencia en su entorno; las personas endeudadas incapaces de hacer frente a sus deudas; los musulmanes que están lejos de sus hogares y no tienen medios para volver y, cuando existía la esclavitud, los esclavos, pues con la limosna se compraba su libertad.

El ayuno
El ayuno o sawm (صَوْم [awm]) del mes de ramadán, es el cuarto pilar del islam y una de las características del islam más conocidas entre los no musulmanes. La palabra «ramadán» designa, fuera de la lengua árabe, más el propio ayuno que el mes.
El ayuno se recomienda durante otros momentos del año, pero durante el ramadán es estrictamente obligatorio para todo el que pueda realizarlo. Se efectúa durante todos los días del mes desde la salida hasta la puesta de sol. Modifica sensiblemente la vida de los musulmanes mientras dura: se vive más de noche y la gente se junta para compartir la ruptura del ayuno. Muchos emigrantes musulmanes vuelven a sus países de origen para ayunar con los suyos, en parte porque consideran que el ayuno es más duro si se está en un medio no musulmán. También cambia la alimentación y se preparan alimentos específicos de gran aporte energético.

Tiene siete condiciones:
  1. Estar atento al comienzo del mes siguiendo las fases de la luna. Ramadán empieza con el noveno cuarto creciente (هلال hilāl) del año, y hay que procurar verlo en su primera noche. El mes que precede a ramadán es shaabán. Si la noche del 29 de shaabán es nublada y no se puede saber si ha aparecido o no la luna de ramadán (y lo relevante es verla), se considera que shaabán cumple su día número treinta y no se empieza a ayunar hasta el día siguiente, que será necesariamente primero de ramadán porque ningún mes lunar puede tener más de treinta días. Quien no haya visto personalmente la luna, pero le confirma su salida alguien digno de confianza (عدل ‘adl) que haya sido testigo de la aparición del creciente, está obligado a ayunar al día siguiente. Si la luna se ve en una región y no en otra que le sea colindante y lo bastante próxima como para tener conocimiento del hecho, el ayuno es obligatorio en ambas. Si la otra región es lejana, cada país tiene su propia luna.
  2. La intención (نِيَّة niya). El musulmán debe hacer un acto de intención la primera noche que precede al ayuno (cada noche en la opinión de los más exigentes) para hacer válido el ayuno. La intención consiste en que tome claramente la decisión de ayunar al día siguiente (o el resto del mes según los que no exigen una intención diaria) cumpliendo con la obligación de guardar ramadán. La intención debe ser concreta: no basta con decidir ayunar, sino cumplir estrictamente con el ritual del ayuno de ramadán.
  3. Abstenerse (إمساك emsāk) de hacer llegar algo a propósito al estómago sabiendo que se está en ayunas. Ingerir algo, sólido o líquido, anula el ayuno. Como ‘beber’ y ‘fumar’ se dicen igual en árabe, se entiende que la abstención incluye el tabaco. Si no se hace a propósito o si se hace por olvido, no anulan la validez del ayuno. Hay que estar pendiente del momento exacto en que comienza el ayuno cada día para no ingerir nada en la barrera que separa el tiempo de comer y el tiempo de ayunar, así como al final con la puesta del sol para no romper el ayuno antes de su momento exacto, pues ello anula su validez.
  4. Abstenerse de mantener relaciones sexuales (جماع ǧimā‘) durante el ayuno. El ŷimā‘ se refiere a la penetración, aunque no haya placer sexual ni eyaculación. Si la relación sexual tiene lugar durante la noche y se amanece sin haber hecho antes la ablución mayor, el estado de ŷanāba (el que deriva de haber mantenido relaciones sexuales) no anula la validez del ayuno.
  5. Abstenerse de la masturbación (إستمناء istimnā). Provocar una eyaculación durante el día anula la validez del ayuno.
  6. Abstenerse de provocarse vómitos (إستقاء istiqā). El vómito no premeditado no anula el ayuno, si bien se debe procurar expulsarlo bien, evitando volver a tragarlo. Tragar las mucosidades que se generen en los pulmones o en la garganta no anula el ayuno, porque es prácticamente inevitable.
  7. No agredir tanto verbalmente como físicamente al prójimo.
Están exentos de cumplir con el ayuno los enfermos, los viajeros y embarazadas.
La peregrinación a La Meca
El hajg o hayy ( حَجّ aǧǧ) es el quinto pilar del islam. El musulmán debe peregrinar al menos una vez en la vida a la ciudad de La Meca, siempre y cuando tenga los medios económicos y las condiciones de salud necesarias. Se realiza durante el mes de du-l-higga (ذو الحِجّة ū al-iǧǧa: el de la peregrinación, duodécimo del calendario musulmán. Existen peregrinaciones menores que pueden hacerse en otros momentos.
El ritual de la peregrinación varía ligeramente según se viva en la región de La Meca o se venga de fuera, particularmente el de la sacralización o ihrām, que se hacen a la entrada del territorio sagrado. También las escuelas jurídicas del islam marcan sus propios matices. En términos generales, dura cinco días. Tras una primera visita a la Mezquita Al-Haram, donde se circunvala la Kaaba y se bebe agua del Pozo de Zamzam, los peregrinos se dirigen a la localidad de Mina, a las afueras de la ciudad. El día siguiente parten hacia el monte Arafat, a 20 km de La Meca, y el tercer día vuelven a Mina. De pina se regresa a La Meca, pasando antes por un lugar donde se realiza el conocido ritual de apedrear tres pilares de mampostería que representan al Diablo. El resto de rituales se realizan de nuevo en la ciudad santa.
A menudo los peregrinos aprovechan la peregrinación para hacer a continuación una visita a la ciudad de Medina, donde están enterrados Mahoma y otros fundadores del islam. Quienes han realizado la peregrinación pueden usar en adelante el tratamiento honorífico de حَاجّ [āǧǧ] o حَاجِّي [āǧǧī] (peregrino) antepuesto al nombre.

REGLAS Y ETIQUETA EN LA MEZQUITA

Las mezquitas, de acuerdo a las prácticas islámicas, establecen un número de reglas cuya finalidad es centrar la atención de los musulmanes en la adoración de Alá. Algunas reglas, como la prohibición de utilizar zapatos en las salas de oración, son universales, pero hay muchas otras que varían dependiendo de la mezquita.

Líder del rezo
ḥanafī , el hombre que construyó la mezquita tiene mayores derechos al título del imán, pero esta visión no es compartida por las otras escuelas.
El nombramiento de un líder de rezo se considera conveniente, aunque no siempre es obligatorio. El líder permanente del rezo (imán) debe ser un hombre honesto y libre, que ha aprendido el Corán de memoria y es una autoridad en materia religiosa. En las mezquitas construidas y mantenidas por el gobierno, el gobernante designa al líder del rezo; en las privadas, sin embargo, se elige mediante una votación entre los miembros de la congregación. Según la escuela islámica

La dirección en el rezo cae en tres categorías, dependiendo del tipo: las cinco oraciones diarias, el rezo del viernes, o los opcionales. Según las escuelas de la jurisprudencia islámica anafī y malikī, el nombramiento de un líder para los servicios de los viernes es obligatorio porque, de lo contrario, la oración no tendría validez. Las escuelas šāfiʿī y anbalī, sin embargo, consideran que no es necesario este nombramiento y que las oraciones son válidas simplemente por el hecho de ser realizadas por una congregación. Un esclavo puede conducir el ŷumʿa, pero las autoridades musulmanas discrepan sobre si un menor de edad puede desempeñar este cometido. Un imán nombrado para presidir los rezos de viernes puede también conducir las cinco oraciones diarias; sin embargo, los eruditos musulmanes discrepan sobre si el líder designado para el alāt puede dirigir también el ŷumʿa.
Todas las autoridades musulmanas están de acuerdo en cuanto a que la función de líder del rezo no puede ser desempeñada por una mujer.[49] Recientemente, esta norma se aplica con menos rigor en algunos lugares, donde se permite a las mujeres dirigir las oraciones de congregaciones exclusivamente femeninas.Ha habido algunas mujeres, entre ellas Amina Wadud, que desafiaron la regla y optaron por conducir rezos y oraciones de viernes en congregaciones mixtas
Limpieza
Todas las mezquitas tienen reglas con respecto a limpieza, pues es una parte esencial de la experiencia de los fieles. Se requiere que antes de la oración los musulmanes se purifiquen, siguiendo un proceso de ablución conocido como wuū'. Además, existen ciertas reglas que se aplican incluso a aquellos que entran en las salas de oración sin intención de participar en el culto. Está prohibido llevar zapatos dentro de la sala de oración, que está cubierta con una alfombra. Algunas mezquitas extienden esta prohibición a otras partes del recinto, aunque no estén dedicadas al rezo. Se exige tanto a los fieles como a los visitantes que se preocupen por su limpieza. Igualmente, está mal visto entrar en la mezquita después de haber comido algo oloroso. Las personas deben quitarse sus zapatos cuando entran a un salón de oración.

Vestimenta
El Islam exige a sus seguidores que se vistan con ropa que demuestre modestia. Por ese motivo, tanto los hombres como las mujeres deben seguir ciertas directrices. Los hombres deben llevar ropas holgadas y limpias que no revelen la forma del cuerpo. Asimismo, es recomendable que las mujeres musulmanas vistan trajes holgados, camisas y pantalones que cubran hasta las muñecas y los tobillos. Varias mezquitas requieren que las visitantes no musulmanas usen una bufanda para cubrirse la cabeza al estilo de la hiyab islámica. Las vestiduras del Medio Oriente generalmente asociadas con el Islam árabe no son necesarias, aunque varios musulmanes, independientemente de sus raíces étnicas, las usan en ocasiones especiales y para rezar en las mezquitas.
 



Puesto que las mezquitas son lugares de culto, se exige a los visitantes que sean respetuosos con los fieles que participan en la oración. En las áreas en que rezan los fieles está prohibido hablar en voz alta y discutir sobre asuntos considerados irrespetuosos. También se considera irrespetuoso pasar por delante de ellos o molestarles de cualquier otra forma. Los muros interiores de la mezquita apenas tienen ornamentos (a excepción, en algunos casos, inscripciones en caligrafía árabe) para no distraer a los que están realizando los rezos. También se considera poco apropiado que los fieles vistan ropa con imágenes o símbolos que puedan distraer la atención de quienes se encuentran detrás de ellos mientras se desarrolla la oración.


Separación por sexo

La sharia, o ley islámica, exige que hombres y mujeres permanezcan separados en la sala de oraciones; en teoría, las mujeres deben ocupar las filas detrás de los hombres. Mahoma prefería que las mujeres oraran en sus hogares en lugar de en las mezquitas: según el hadiz dijo: "Las mejores mezquitas para las mujeres son las habitaciones interiores de sus casas." El segundo califa, Umar, llegó a prohibir la asistencia de mujeres a las mezquitas y les exigió que rezaran en sus casas. A veces, se reservaba a las mujeres un lugar determinado de la mezquita; por ejemplo, el gobernador de La Meca en 870 aisló mediante cuerdas atadas entre las columnas un lugar separado para las mujeres. Muchas mezquitas actuales ubican a las mujeres detrás de un tabique o en una sección separada del resto de la sala de oración.

Las mezquitas del sur y sureste asiático sitúan a hombres y a mujeres en habitaciones separadas, puesto que estos espacios separados fueron construidos hace siglos. En casi dos tercios de las mezquitas de los Estados Unidos, las mujeres oran detrás de tabiques o en áreas separadas, no en la sala de oración principal; algunas mezquitas directamente no admiten mujeres. Casi un cuarto de las mezquitas no ofrece programas para mujeres, y un tercio no las admite en las juntas directivas. Las grandes muchedumbres que se reúnen en la Masŷid al-Ḥaram en La Meca, especialmente durante el peregrinaje anual, a menudo tienen como consecuencia una mezcla involuntaria entre ambos sexos. Algunos juristas islámicos prefieren excluir por completo a las mujeres de las salas de oración. 
Las mujeres están sujetas a otras restricciones en las mezquitas. De acuerdo a algunos hadiz, no deben estar perfumadas; según otros, deben salir de la mezquita antes que los hombres.
 
MEZQUITAS

Una mezquita es un lugar de culto para los seguidores de la fe islámica. Los musulmanes generalmente se refieren a las mezquitas por su nombre arábigo, masŷid (árabe: مسجد — pronunciado: /ˈmas.ʤid/), en plural masāŷid (مساجد /maˈsa:.ʤid) . La palabra "mezquita" se usa en español para referirse a todo tipo de edificios dedicados al culto islámico, pero en árabe existe una diferencia entre las mezquitas privadas, más pequeñas, y las mayores, de uso colectivo (masŷid ŷāmiʿ; árabe: مسجد جامع ; mezquita aljama, en español), que albergan a una comunidad mayor y disponen de más servicios sociales. Las mezquitas se originaron en la Península Arábiga, pero ahora existen en los cinco continentes.
El propósito principal de la mezquita es servir de lugar donde los musulmanes puedan reunirse para rezar si bien hoy en día no son sólo conocidas en todo el mundo por su importancia general para la comunidad musulmana, sino también como muestras de la arquitectura islámica. Desde el punto de vista arquitectónico, las mezquitas han evolucionado significativamente desde los espacios al aire libre que eran la mezquita de Quba y la Masŷid an-Nabawī en el siglo VII. Hoy en día la mayoría de las mezquitas tienen cúpulas elaboradas, minaretes y salas para orar. Culturalmente, las mezquitas no son sólo lugares para adorar y orar, sino también lugares para aprender sobre el Islam y conocer a otros creyentes.

ARQUITECTURA DE LA MEZQUITAS

Estilos


En las diversas regiones del mundo musulmán se han desarrollado numerosos tipos de mezquitas. Entre los más notables se cuentan las primitivas mezquitas abasíes, las mezquitas en forma de T, y las mezquitas de cúpula central de Anatolia. Durante el siglo XX, gracias a la riqueza aportada por el petróleo, se llevó a cabo la construcción de muchas mezquitas usando diseños de importantes arquitectos modernos no-musulmanes y promoviendo las carreras de destacados arquitectos musulmanes contemporáneos.

Las mezquitas de estilo arábigo o mezquitas hipóstilas constituyen el modelo más antiguo de mezquita, iniciado bajo la dinastía de los Omeyas. Estas mezquitas son de planta cuadrada o rectangular, con un patio cerrado y una sala de oraciones cubierta. Históricamente, en las zonas de clima cálido del Mediterráneo y Oriente Medio, el patio cumplía la función de acomodar a la gran cantidad de fieles que se congregaban durante las ŷumʿa. La mayoría de las primeras mezquitas arábigas tienen azoteas planas encima de las salas de oración, que dieron lugar a la necesidad de utilizar numerosas columnas y soportes. Una de las mezquitas más notables de este estilo es la de Córdoba, en España, en la que la estructura se apoya sobre cerca de 850 columnas. Con frecuencia, las mezquitas arábigas tienen arcadas exteriores, de modo que los visitantes puedan gozar de zonas de sombra.

En el siglo XV, los otomanos introdujeron las mezquitas de cúpula central, que tienen una gran cúpula centrada sobre la sala de oración. Además de esta gran cúpula central, a menudo hay cúpulas más pequeñas dispuestas sobre la sala de oración o sobre otros lugares de la mezquita, donde no se realiza ningún rezo. Este estilo fue fuertemente influido por la arquitectura religiosa bizantina con su uso de grandes cúpulas centrales.

Las mezquitas con iwan son notables por sus espacios cubiertos por bóvedas y por los iwanes, espacios abovedados que se abren hacia fuera en uno de sus extremos. En dichas mezquitas uno o más iwanes miran hacia el patio central que se usa como sala de oración. El estilo representa un préstamo de la arquitectura iraní pre-islámica y se ha utilizado casi exclusivamente para las mezquitas iraníes. Muchas de las mezquitas con iwan son templos del fuego zoroastristas, en las que el patio era utilizado para guardar el fuego sagrado. Hoy en día, ya no se construyen mezquitas con iwan. La mezquita Shah en Isfahan, Irán es un clásico ejemplo de mezquita con iwan.

Minaretes
Un elemento común de las mezquitas es el minarete o alminar, la alta y esbelta torre que generalmente está situada en una de las esquinas de la estructura. La punta del minarete es siempre el punto más alto de las mezquitas que tienen uno, y a menudo el punto más alto del área circundante. El minarete más alto del mundo está situado en la Mezquita Hassan II en Casablanca, Marruecos. ʿāwiyya I. Muʿāwiyya impulsó la construcción de minaretes, pues se suponía que igualarían a las mezquitas con los campanarios de las iglesias cristianas. Consecuentemente, los arquitectos de las mezquitas tomaron prestada la forma de los campanarios para sus minaretes, que eran utilizados esencialmente para el mismo propósito — llamar a los fieles a la oración.


Las primeras mezquitas carecían de minaretes, e incluso hoy en día los movimientos islámicos más conservadores, como el wahhabismo, evitan construirlos, ya que los consideran ostentosos e innecesarios. El primer minarete fue construido en 665 en Basora durante el reinado del califa omeya Mu

Antes de las cinco oraciones diarias obligatorias, un almuédano llama a los adoradores a orar desde el minarete. En muchos países donde los musulmanes no son mayoría, se prohíbe que las mezquitas hagan el llamado ('aḏān) demasiado sonoramente, a pesar de que se debería hacer así para avisar a la comunidad circundante. No es obligatorio el 'aān antes de cada oración. Sin embargo, casi todas las mezquitas asignan un almuédano para cada una de las cinco oraciones, pues es una de las prácticas recomendadas o sunna del profeta Mahoma. En las mezquitas que no tienen minaretes, el 'aān se realiza desde el interior de la mezquita o en alguna otra parte en el suelo. La &#39iqāma, que es similar al 'aān y se lleva a cabo inmediatamente antes del comienzo del rezo, no se anuncia desde el minarete incluso si se dispone de uno.
Cúpulas
Las cúpulas han sido un sello característico de las mezquitas de la arquitectura islámica en general desde el siglo VII. A menudo ubicadas directamente sobre la sala de oración principal, pueden representar las bóvedas del ŷanna (paraíso) y el cielo. Con el paso del tiempo, el tamaño de las cúpulas creció, y de ocupar sólo una pequeña parte del techo cerca del mirāb pasaron a cubrir por completo la sala de oración. Aunque las cúpulas normalmente tomaban la forma de una semiesfera, los mogoles de la India popularizaron un estilo de cúpula bulbosa que se asemeja a la forma de una cebolla en el Subcontinente Indio y en Persia. Algunas mezquitas tienen múltiples cúpulas, a menudo más pequeñas, además de la principal y mayor, situada en el centro.

Sala de oración

La sala de oración, también conocida como ḥaram, carece de mobiliario; las sillas y los bancos se encuentran ausentes para que quepan la mayor cantidad de fieles. A diferencia de la mayor parte de los otros lugares de culto, no se permiten las imágenes de personas, animales ni figuras espirituales, ya que se supone que todos los asistentes deben centrar su atención en Alá. En cambio, las mezquitas tienen versos del Corán en caligrafía árabe sobre los muros para ayudar a los que rezan a centrarse en la belleza del Islam y su libro sagrado, así como en la decoración.
Generalmente enfrente de la entrada está el muro de la qibla, en el lugar más visible de la sala de oración. En una mezquita correctamente orientada, la quibla debería estar dispuesta perpendicularmente a la línea que conduce a La Meca, sede de la Kaaba. Los congregantes realizan sus plegarias en filas paralelas a la qibla y se sitúan de modo que sus cabezas queden orientadas hacia La Meca. En la qibla (generalmente en su centro), se encuentra el mirāb, una hornacina en el muro. Generalmente, tampoco el mirāb está ocupado por muebles. A veces, especialmente durante el ŷumʿa, un minbar o púlpito sobreelevado se sitúa al lado del |mirāb para que el jaīb u otro orador pronuncie un sermón (jutba). El |mirāb es generalmente el lugar desde el que el imán dirige las cinco oraciones diarias
Instalaciones de ablución

Ya que la purificación ritual precede todos los rezos, las mezquitas tienen a menudo fuentes de ablución o instalaciones semejantes en sus puertas de acceso o en sus patios. Sin embargo, los fieles que asisten a mezquitas de menor tamaño deben utilizar a menudo los sanitarios para realizar sus abluciones. En las mezquitas tradicionales, esta función a menudo tiene lugar en un edificio aislado en el centro de un patio. El deseo de limpieza se extiende a los salones de oración, donde no se permite usar zapatos. Por eso, los recibidores con estantes para dejar los zapatos y los percheros para colgar los abrigos son frecuentes en las mezquitas.


Concentración
Para negociar con un musulmán es necesario apreciar: 



El origen del comercio y negociación árabe estaba basada en el intercambio internacional que realizaban con países de su alrededor por ejemplo especias del sur y sureste de Asia; tejidos, vidrio y porcelana de China; oro y esclavos de Etiopía; esclavos de Sudán; café de del Yemen; seda de Persia. Las ciudades se transformaron en centros de producción para cuyo intercambio se partía de la confianza, poco a poco se introdujeron letras  que permitían que el deudor pudiese pagar de otra forma de pagos con objetos del mismo costo.
En el petróleo son uno de los mejores extractores de barriles que se pueden extraer en un día.
En el rol de la mujer, deben tener un guardián masculino ya sea el padre, un hermano o familiar cercano. El matrimonio es un contrato entre el esposo y el tutor de la mujer.
Su vestimenta no va hacer con sacos y corbatas, llevaran cubierta su cabeza y usarán vestimentas largas elegantes pero a su forma de vestirse.
No tienen ninguna clase de exclusivismo con otras religiones para realizar negocios.
Los musulmanes no están acostumbrados a saludar a las personas; cuando le extienden la mano ellos no corresponden al saludo.
Si se va a establecer negocios con una mujer musulmana ésta debe estar acompañada de un hombre o en su defecto de dos mujeres, si el negocio se va a platear en una comida fuera de la empresa, debe ser un bufet y es obligación dejar comida en el plato.
 No hacen negocios con personas en las cuales vayan a obtener ganancias o intereses sin haber hecho nada, es decir, no hay préstamos a ningún porcentaje.
 Sus negocios deben ser claros y puros en honor a Alá.
Las secretarias no estan autorizadas para fijar citas para los jefes.
Es normal que en las conversaciones se interrumpan con frecencias sin penas ni excusas.
Los regalos deben entregarse con gran tino.
La droga esta prohibida, el alcohol y la carne de cerdo estan vetados, los perros son animales impuros.
Para terminar, los negocios son lentos, ya que se debe establecer una relacion amistosa y de conocimiento antes de cerrar un trato.


video




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada